Noticias /

CÓMO ‘WYNONNA EARP’ HA SIDO UN ANTES Y UN DESPUÉS PARA LAS PROTAGONISTAS LGTBQ EN LA HISTORIA DE LA TELEVISIÓN

Ya puedes disfrutar de la serie completa de Wynonna Earp en el servicio bajo demanda de tu operador.

La primavera de 2016 es recordada como una época oscura para las mujeres queer en la televisión. Una cantidad abrumadora fue “asesinada” en los guiones de televisión, a menudo simplemente para hacer avanzar los argumentos de sus homólogos heterosexuales. La muerte más sonada fue la de Lexa en Los 100, aunque también las hubo en Jane the Virgin o The Walking Dead, así hasta 25 en un año. No es de extrañar que surgieran críticas contra el “Síndrome de la lesbiana muerta” o el “Bury your Gays”.

Entonces llegó Wynonna Earp y, a partir de aquí, los SPOILERS del final de la serie.

Creado por Emily Andras, este western sobrenatural presenta a una cazadora de demonios, Wynonna Earp (Melanie Scrofano), y a su unida familia, que incluye a su hermana medio ángel, una sheriff de armas tomar y un amante de casi 200 años.

Basada en la serie de cómics de Beau Smith, Wynonna Earp sigue a la tataranieta del aclamado agente de la ley Wyatt Earp cuando regresa a su ciudad natal, Purgatorio. Ahí debe romper una maldición familiar que, con una pistola mágica, le obliga a enviar al infierno a los demonios resucitados que su antepasado ajustició.

Está claro que, a pesar de su reticencia inicial, Wynonna está dispuesta a asumir la responsabilidad, aunque sólo sea para mantener a salvo a su hermana menor Waverly (Dominique Provost-Chalkley). Este vínculo entre hermanas a lo Frozen es fundamental en la serie, pero lo que hace que la historia sea innovadora y significativa es la historia de amor entre Waverly con la sheriff Nicole Haught (Katherine Barrell).

Los guionistas dejaron ver que había tema entre Nicole y Waverly desde su primer encuentro, aunque Waverly tenía novio en ese momento. Andras entendía que una relación queer y emotiva podría generar ciertas inquietudes entre los fans, así que les prometió que sus personajes sobrevivirían. Si bien era un compromiso significativo, la forma en que la cumplió ha sido aún más importante.

En el final de la primera temporada, Nicole recibió un disparo para distraer a las hermanas Earp de los grandes planes de un villano. Después de años de ver a mujeres homosexuales en la televisión morir por heridas de bala, sobre todo en las series de género, ver a Nicole sobrevivir porque llevaba un chaleco antibalas fue revelador y digno de reconocer (por no hablar de la pulla lanzada a otras series). Este desenlace ayudó a ganarse la confianza y devoción de los fans de Wynonna Earp, denominados Earpers, y a consolidar su lugar en la historia de la televisión LGBTQ.

Andras y el elenco de la serie han manifestado lo mucho que aprecian a Waverly, Nicole y su relación, y ese cuidado se manifiesta en la propia serie. Los personajes han sido auténticos y comprensibles, y su relación afectuosa y apasionada, sin caer nunca en la mirada masculina voyeurista de la que no se libran otras series. Además, la relación de Waverly y Nicole ha sido el único romance comprometido y duradero de la serie.

Wynonna Earp ha tratado constantemente a sus personajes y argumentos queer con delicadeza y cariño y esta perspectiva ha conseguido el reconocimiento que se merece. Muchas personas del colectivo se han sentido reconfortados y representados en su historia y han agradecido que, por una vez, la ficción lleve dé un final feliz a dos protagonistas LGTBIQ. No hay más que ver lo mucho que Earpers han luchado (y siguen luchando) en nombre de la serie para entender lo importante que ha sido ese sentimiento durante los últimos cinco años.

A pesar de las dificultades, la visibilidad del colectivo LGBTQ en la televisión ha experimentado una tendencia al alza en los últimos años, con historias más inclusivas y significativas. Otro claro ejemplo está en la space opera Vagrant Queen, en la que Elida (Adriyan Rae) y Amae (Alex McGregor) también consiguen un final feliz.

Cuando una serie de televisión deja claro que sus personajes LGBTQ son importantes, ayuda a que sus espectadores LGBTQ sientan que también lo son. No hay mejor manera de reescribir la historia que esa.

Este artículo es una traducción de un artículo originalmente publicado en Los Angeles Times.

Comentarios